jueves, 10 de noviembre de 2011

Salida dramática

Hemos ido al cementerio de pamplona, el único que hay, que está en San Jorge. Una vez ubicados allá, hemos supervisado el plano del cementerio para visitar algunos de los locales que hay allí. Dándonos un paseo y viendo las tumbas y los nichos de los féretros le he recordado a mi tío Juan, enterrado en uno de los compartimentos que hay en ese precioso cementerio lleno de alegría, color y viveza, tanto que uno de los muertos, ha revivido y ha empezado a tocar la guitarra eléctrica y a bailar conmigo.  Luego se ha dado cuenta de que tenía que volver a su tumba porque le estaban esperando los demás compañeros para hacer una merendola.
            Bromas aparte, estábamos haciendo el recorrido, cuando casi he empezado a llorar por el pensamiento que me acechaba, pero me he contenido. Otro lugar que hemos visitado, ha sido el crematorio, donde se incineran a los muertos. Allá, hemos finalizado la visita. A nosotros no nos ha gustado nada. De hecho, nos ha parecido espeluznante y escalofriante ver esos féretros.
            ¡Qué le vamos hacer! La muerte está desde que hemos nacido. La muerte es triste, pero es ley de vida.


Bonito plano del cementerio

Nosotros observando un nicho vacio

¡Qué miedo!

Leyendo el texto


"La Tierra, hace ciento catorce millones de años, una mañana poco después del amanecer: la primera flor que ha aparecido en el planeta se abre para recibir los rayos de sol. Antes de este histórico acontecimiento que anuncia una transformación evolutiva en la vida de las plantas, el planeta ya ha estado cubierto de vegetación durante millones de años. Probablemente, aquella primera flor no sobrevivió mucho tiempo, y las flores seguirían siendo fenómenos raros y aislados, ya que las condiciones todavía no debían de ser favorables para una floración generalizada. Pero un día se alcanzó un umbral crítico y, de pronto, hubo una explosión de colores y aromas por todo el planeta… si hubiera habido allí una conciencia capaz de percibirla.
   
Mucho tiempo después, esos seres delicados y fragantes que llamamos flores iban a desempeñar un papel esencial en la evolución de la conciencia en otra especie. Los humanos se iban a sentir cada vez más atraídos y fascinados por ellas. A medida que se desarrollaba la conciencia de los seres humanos, es muy probable que las flores fueran la primera cosa que valoraron sin que tuviera un propósito utilitario para ellos; es decir, sin estar relacionada en modo alguno con la supervivencia. Sirvieron de inspiración a incontables artistas, poetas y místicos. Jesús nos dice que nos fijemos en las flores y aprendamos de ellas a vivir. Se dice que Buda dio una vez un «sermón silencioso», levantando una flor y mirándola. Al cabo de un rato, uno de los presentes, un monje llamado Mahakasyapa, empezó a sonreír. Dicen que fue el único que comprendió el sermón. Según la leyenda, aquella sonrisa (es decir, aquella comprensión) fue transmitida por veintiocho maestros y, mucho después, dio origen al zen.
 
 
La belleza de una flor podía despertar a los humanos, aunque fuera brevemente, a la belleza que forma parte esencial de su ser más íntimo, de su verdadera naturaleza. El primer reconocimiento de la belleza fue uno de los hechos más importantes en la evolución de la conciencia humana. Los sentimientos de alegría y amor están intrínsecamente relacionados con ese reconocimiento. Sin que nos diéramos plena cuenta de ello, las flores se iban a convertir para nosotros en una expresión de lo más elevado, lo más sagrado y, en última instancia, lo que no tiene forma que hay dentro de nosotros. Las flores, más efímeras, más etéreas y más delicadas que las plantas de las que brotan, iban a ser mensajeros de otro reino, un puente entre el mundo de las formas físicas y el de lo que no tiene forma. No solo tenían un aroma delicado y agradable para los humanos, sino que además aportaban una fragancia del reino del espíritu. Utilizando la palabra «iluminación» en un sentido más amplio que el aceptado normalmente, podríamos considerar que las flores son la iluminación de las plantas. " 
 
Un nuevo mundo, ahora. Eckhart Tolle

2 comentarios:

  1. Jon: a mí sí me ha gustado, a pesar de que no me gusta mucho hablar sobre la muerte, porque me da pena no ver nunca más al ser querido delante de mis hojos.

    ResponderEliminar
  2. Jon, tu expresión y sensibilidad me han enganchado. No puedo dejar de leerte.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar

¡Animaos a ponerme comentarios por favor!