jueves, 21 de febrero de 2019

Toruk “Cirque du Soleil” en Pamplona


                                                                                                   Lunes 11 de febrero 

         El Circo del Sol tiene su sede en Montreal (Canadá). Si bien fue fundada en 1984 por Gilles Ste-Croix y Guy Laliberté, su origen se remonta una década atrás, cuando Ste-Croix asumió la administración del albergue Le Balcon Vert, en la localidad canadiense Baie-Saint-Paul, un punto de reunión para jóvenes viajeros interesados en la difusión de actividades culturales y musicales.​ Su nombre hace alusión a la «juventud, energía, fuerza» concebida por Laliberté al momento de establecerlo como un circo con presencia internacional. 

      Nació con el objetivo de entretener, emocionar y evocar un mundo mágico allá donde actuara. Y lo ha conseguido. Los fantasiosos espectáculos de este singular circo les han valido numerosos premios y reconocimientos a lo largo de estos años. Algunas de las representaciones más famosas del Cirque du Soleil son 'Nouvelle Expérience', 'Saltimbanco', 'Alegría' o 'Quidam'.

         El Cirque du Soleil es siempre sinónimo de emoción. La compañía formada hace más de 30 años en una localidad cercana a Quebec (Canadá) es todo un referente mundial. Combinando artes circenses, música y acrobacias, los espectáculos del Cirque du Soleil se han hecho famosos alrededor del mundo y ya son más de 100 millones de espectadores los que han disfrutado de los shows de la compañía. 

         Uno de los últimos espectáculos que la compañía canadiense ha puesto en danza es 'Toruk', un show inspirado en la película 'Avatar' de James Cameron. En esta representación, el Cirque du Soleil transporta a sus espectadores al universo de Pandora con una puesta en escena impecable y mágica. Con 'Toruk', los espectadores viajarán por un mundo imaginario y lleno de criaturas fascinantes. (Wikipedia) 

         El pasado 10 de febrero a las 13 horas en el pabellón Navarra Arena comenzó el fascinante espectáculo “Toruk” del Circo del Sol. El evento dio el pistoletazo de salida el pasado 6, y duró hasta ayer día 10. Cada día fueron dos brillantes funciones de tarde y noche con una duración de dos horas. Nosotros cogimos entradas con mucha antelación dada la masiva demanda que había, y es que fue realmente meritorio la puesta en escena que realizaron los artistas. Nos quedamos sin palabras, alucinados de las complejas maniobras y piruetas que realizaban. 

       Las instalaciones son magníficas, aunque para buscar nuestros asientos anduvimos un poco perdidos, dada la escasa iluminación. Pero gracias a la labor que hacen los acomodadores pudimos encontrarlas y disfrutar. Creo que todos nos encontrábamos en una burbuja observando ante nuestros ojos las magníficas representaciones. 

      Nos contaron la historia de Toruk - el primer vuelo, que como ya he relatado es la producción itinerante más reciente del Cirque du Soleil inspirada en la serie Avatar. Es una experiencia en vivo, que prevé un mundo más allá de la imaginación de miles de años antes de los acontecimientos representados en la película. La palabra Toruk, en la lengua Na'vi, se refiere al gran leonopteryx, el depredador poderoso rojo y naranja que gobierna el cielo de Pandora. Central en la ciencia Na'vi y la cultura, esta criatura fascinante es crucial al sentido de los clanes Na'vi de destino e interconexión - y está a punto de ser montada durante la primera vez misma por un Na'vi. (Wikepdia Toruk)

     Pandora es una luna ficcional y es el hogar de los Na'vi, un pueblo altamente espiritual con una profunda conexión con la naturaleza. Los ambientes de la luna varían desde la selva tropical y el desierto ecuatorial al bosque boreal, las montañas, litorales del océano, humedales y archipiélagos. (Wikipedia Toruk)

    En la mayoría de las ocasiones utilizaban efectos especiales que a nosotros nos maravillaron. Por ejemplo contaban con colas que se asemejaban a los de los pavos reales que manejaban con gran destreza. Posteriormente trabajaban sobre trampolines en los que parecían auténticos felinos. 

     En el centro del escenario había una "isla" en el en el que los artistas se movían. La isla también contaba con un pozo de fuego, un tambor circular, así como el Árbol de las Almas, una estructura inflable escondida en una pequeña zanja bajo el suelo del escenario. La estructura del árbol se inflaba mientras era conectada con cables por encima del escenario. Las ramas del árbol estaban cubiertas de miles de luces LED. 

   Después del descanso prosiguió la actuación. Con una canoa los habitantes de la tribu cruzaban el río en busca de provisiones. Parecía que la aldea se iba a inundar de la cantidad de agua que manaba, pero como he mencionado anteriormente era una serie de técnicas y trucos para que las imágenes pareciesen reales. 

   Recordemos que la historia comienza en la aldea de “Toruk”, y concluye en la misma con final feliz y con la aldea sobreviviendo de las innumerables aventuras. 

         Un espectáculo formidable que mereció la pena y que no te la puedes perder. 

         Fin. 
 




domingo, 3 de febrero de 2019

Show protagonizado por Juan Carlos Ortega


                El pasado 1 de febrero a las 20.30 horas en el Auditorio de Barañain vivimos una excelente tarde. Y es que el locutor de radio barcelonés de 50 años Juan Carlos Ortega nos brindó un espectáculo titulado “Relatividad General”.
          Él es un humorista que ejerce su profesión en prensa, radio y televisión. Comenzó a trabajar en la radio en el programa "La bisagra" que conducía Javier Sardá en Radio Nacional de España. Cuando Sardá se traslada a la Cadena SER, mantiene las colaboraciones de Ortega en su espacio "La ventana". Trabajó en numerosas emisoras y también en la tele donde hizo sus primeras incursiones en el programa "La escalera mecánica" (2000),  de TVE y posteriormente en Vitamina N (2002) de City TV la televisión local de Barcelona, ambos presentados por Jordi González.
Tras ese paréntesis vuelve a la radio, en esta ocasión con Gemma Nierga, también en "La ventana" de la Cadena SER. Paralelamente se convierte en colaborador asiduo del programa de TV "Crónicas marcianas" de Telecinco (2003-2005).
Actualmente trabaja en el programa “No es un día cualquiera” de Radio Nacional conducido por Pepa Fernández de 8 a 13 horas los sábados y domingos. (Wikipedia)

Pues bien, Juan Carlos Ortega que tiene una gran creatividad y una extraordinaria imaginación, nos deleitó con su brillante oratoria durante 90 minutos en el que abordó 12 temas divididos en dos pizarras. Dichos temas fueron el miedo, el humor, la belleza, el amor, la poesía, la edad, la religión, etc… Además el escenario contaba con dos sillones, uno de los cuales Juan Carlos Ortega daba paso a personajes imaginarios interpretados por él sobre las diferentes cuestiones que trataba, y casi siempre utilizaba el formato radiofónico. Había tramas en los cuales usaba vídeos, pero en la mayoría de los casos los reflejaba mediante el transistor. 
Las cuestiones que él expuso fueron de índole humorístico y en ocasiones un tanto absurdas dando lugar a situaciones de risa. Primero empezó con la palabra miedo, y nos dijo a los allí presentes que si teníamos miedo a alguien. Algunos se atrevieron a desvelar sus miedos e incertidumbres. Juan Carlos detalló que aunque tiene experiencia, él antes de salir a escena está un poco nervioso y siente un poco de presión. Explicó que tener miedo es normal, natural. Es muy ingenioso, y encima hace reír al público lo cual es maravilloso. Continuó con el humor que es algo que a él le fascina, pues recordemos que Juan Carlos es humorista y lo hace fantástico. ¡¡Nos reímos a carcajada limpia!!
Juan Carlos concluyó agradeciendo al público y a todas aquellas personas que nos hicieron reír, tales como, Miguel Gila, Eugenio, Charlot, Rajoy, Pedro Sanchez entre otros, pero se le olvidó mencionar a unos personajes muy importantes que son los payasos justicieros, azote de los políticos y héroes del pueblo.
¡¡Qué bien lo pasamos!! Un grande Juan Carlos Ortega.
Ah, y antes de abandonar el escenario me resultó sorprendente que él dijera: “les ruego que no me aplaudan y lo sustituyan por abucheos” “hasta siempre” una especial manera de despedirse.