jueves, 24 de marzo de 2011

Las palabrotas de la profesora espoidomareña

Una de las profesoras que tenemos en clase llamada Tarrrr, la que siempre esta gruñendo y hace esos ruidos extrañísimos como crrrrrr. Es esa. La habéis descrito perfectamente. Pues esa, cuando yo estaba en el ordenador y como ese día, que concretamente era ayer no funcionaba la impresora de nuestra clase, la profesora Tarrrr le llamó a un informático para reparar la impresora que no chutaba. Entones el chico informático llamado Alberto hizo una cuantas reparaciones y así fue cuando el mecanismo funcionó. De repente, se oyó una palabra malsonante que sale de la boca de Tarrr ya bastante saturada la pobre diciendo: ´´Tengo una mala hostia con esta impresora crrrrr´´. Al rato, nos quedamos estupefactos y congelados al oír esa malsonante palabra y nos empezamos a reír y a extrañar, dado que nunca le salen esas palabras a Tarrr. Era la primera vez que le oíamos decir eso. Entonces yo le dije: Tarrrr, vaya ejemplo que no estás dando. No sé si me oyó o que, el caso es que se lo dije. Así es como transcurrió la mañana de ayer con Tarrrr.

martes, 22 de marzo de 2011

las paridas de Jon

Hoy, en el transcurso a pie consensuado por nuestras profesoras desde la biblioteca de la chantrea hasta el instituto,  iba cerca de Elena quejándome todo el camino, y entonces yo le he dicho a Elena: Jo, ¿por qué no vamos mejor en el atobús que andando. Cuando he dicho atobús, el resto de los compañeros junto con Elena se han empezado a reír a carcajada limpia.        Enseguida me he dado cuenta que lo he dicho mal, en vez de decir autobús, he dicho atobus. Menos mal que lo he rectificado, pero lo de atobús era una parida tremenda por mi parte. ¡¡¡Que risas!!! Esta ha sido mi parida de esta mañana

miércoles, 9 de marzo de 2011

El cariño de Jon hacia sus padres

El cariño de un hijo hacia su madre es fundamental como el de un padre hacia su propio hijo. Yo creo que si les tratamos con cariño y con respeto, la vida con ellos se nos va a hacer mucha más amena y mucho más cómoda. A mi parecer, a la gente mayor como mis padres, hay que hacerles caso ya que de ellos aprendes cada día alguna que otra cosa diferente de la que nosotros no sabíamos y viceversa. De vez en cuando a ellos les gusta que sus hijos les abracen y que los padres sientan ese cariño que les da su hijo, porque hay algunos casos de hijos que nos les dan el cariño suficiente del que necesitan esos padres que esperan con ansia el cariño de sus hijos y que no aparece en ningún momento de su vida. Hay hijos que incluso llegan a agredir a sus padres sin causarles ningún daño grave y que luego les piden disculpas y los padres van y les perdonan. Eso a mí no me parece correcto. A los padres no hay que atacarles ni agredirles, mucho menos insultarles. Este no es mi caso, ya que yo soy una bella persona y un gran hijo y nunca he llegado a agredidles. Bueno, les he llegado en tono de humor y vacile a decirles insultos como gorila, oso, puerca, imbécil, etc. Y es que yo soy un chico con mucho sentido del humor y un poco bromista. En fin, dejando estos tonos de humor y de vacile, yo creo que a los padres les debemos tratar con delicadeza y nunca bajo en ningún concepto gritarles ni maltratarles, ni incluso insultarles ni llegar a pegarles. Si hay hijos que tratan a zapatazos a sus propios padres, deben a aprender a que nunca hay que herirles el corazón, sino todo lo contrario, saber comportarse y no pergarles, porque hay algunos hijos que eso no lo hacen y que deben conseguirlo, El cariño de los padres se tiene una vez en la vida, hay que aprovecharla al máximo y al momento.