jueves, 25 de septiembre de 2014

El aventurero Jon escalando

         El pasado lunes me sumergí en una profunda aventura. Fui junto con mi amigo Alberto Isaba al Rocópolis de Berriozar para que yo practicase la escalada. También asistió una amiga de Alberto para ver qué tal lo hacía.

         Las instalaciones son grandiosas y espectaculares, y me impresionaron mucho.              Para poder escalar hay que mantener la precaución y permanecer muy atento.                Tienes que ir sujeto con el arnés, ponerte zapatillas de gato, casco y rodilleras, que a mí no me hicieron falta pero más vale prevenir que lamentar.

         Antes de empezar, hicimos una breve exploración del terreno y probamos a hacer un ocho doble en una de las cuerdas que hay en el recinto. Yo estaba como un manojo de nervios, ya que era mi primer día y no sabía a lo que me podía enfrentar.

         Así que me eché un poco de magnesio en las manos para que no se me pudiesen resbalar a la hora de escalar, y empecé mi gran aventura.
  
Hay que ser valiente 


         Alberto estaba de monitor echando o quitando cuerda según ascendía dándome en todo momento recomendaciones de cómo tenía que ascender.                         
                                               
Alberto dándome instrucciones
                                                     

                                                         Resistiré
         Alberto también escala, y me dijo que los buenos escaladores escalan con las piernas manteniéndo el equilibrio con los brazos. Yo, como era el primer día intenté hacer fuerza con las piernas, pero más hice con los brazos.
                                                       
                                            Subidón de adrenalina

         Quise escalar más. Se me acabó el magnesio y tuve que darme más para escalar otra zona. Acabé rendido por el esfuerzo que hice. Creo que estuvimos más de una hora escalando, normal que me quedase machacado.


                                                   Qué paliza me di 


         A pesar de todo, me quedé con las ganas de volver porque es una magnífica experiencia y mis sensaciones fueron muy buenas. 

                Tengo que agradecer de corazón a Alberto Isaba y a su amiga la labor que hicieron conmigo en enseñarme cómo se escala. 

           Eskerrik asko denangatik 

5 comentarios:

  1. ¡Qué chulo!

    ¡Me gustaría probar algún día! :)

    ¡Qué trepaneitores sois! itores por termineitor.

    Ah te tengo que contar que cuando fui con mi padre a andar en bici por la ciudadela, mi padre vio a unos escalando. No me acuerdo por cual zona pero otro día me fijaré y te cuenta o, si les hacemos fotos ya te enseñaré.

    ResponderEliminar
  2. @Gonzalo: Muchas gracias. Qué tal te ha ido el verano?

    ResponderEliminar
  3. SIGUE ASI JON UN SALUDO

    ResponderEliminar

¡Animaos a ponerme comentarios por favor!