lunes, 21 de diciembre de 2015

Hachiko, siempre a tu lado



         Este sábado pasado estuve viendo en Antena 3 la película basada en hecho reales; Hachiko, siempre a tu lado. 

         La historia trata de un perro, Hachiko que acaba de huir de la perrera. Como consecuencia camina vagabundeando por una estación de tren. Por suerte el profesor Parker que terminaba su jornada laboral de dar clases en la universidad, lo encuentra y se lo queda mientras aparece su dueño. Pega carteles por todos los sitios de la ciudad, hasta pregunta al recepcionista de la estación a ver si le ha visto al dueño del perro. El recepcionista pregunta al profesor Parker si quiere quedárselo, pero él no puede, ya que tiene muchas ocupaciones. 

         Al día siguiente tras terminar las clases, el señor Parker junto con el perro, van a ver si es posible dejarlo en una nueva perrera. Los dueños de la perrera responden que no pueden adoptar más perros. A raíz de esto, el profesor Parker decide quedárselo. Acude a casa. Sigilosamente guarda al perro en una de las habitaciones sin que se entere su mujer, pero Hachiko no puede aguantar más y se va a la habitación donde están descansando la mujer de Parker y él mismo. Descubren al perro y se monta un escándalo, pues  la mujer de este no quiere oír hablar de perros. Entonces Parker le promete a su prometida que intentará buscarle un dueño, pero finalmente no encuentra. 

         Mientras Parker y Hachiko juegan en el jardín de casa con la pelota, llaman por el anuncio que previamente pegó Parker. La mujer les comenta a los interesados que el perro ya tiene su dueño. La prometida de Parker no le gustaba nada los perros, pero tras la insistencia de Parker, consiguen quedárselo. Los hijos del profesor juegan con Hachiko, pues le tienen cariño y además es un perro muy fiel, ya que todos los días el perro le acompaña a Parker a la estación de tren para despedirse porque tiene que ir a trabajar. 

         Nada más saber el horario de llegada, el perro Hachiko recibe con saltos de alegría al profesor. Un día sí y otro también. Siempre le acompaña Hachiko a su amo a la estación, y siempre le da una calurosa bienvenida. Da igual si es verano, invierno, si está nevando o lloviendo. Siempre dispuesto a ir al lugar de encuentro. 

         Pero un día ocurre una desgracia, y es que cuando el señor Parker estaba impartiendo clases, sufre un infarto. Los alumnos intentan reanimarle, pero es en vano. Al final fallece. El perro se queda sin dueño, pero Hachiko permanece esperándole durante un largo rato. El recepcionista de la estación dice a Hachiko que no debe esperar más, ya que el no volverá más. El perro no le hace caso, y sigue esperando. Como Parker no aparece, decide marcharse a casa. 

         Al día siguiente se celebra el funeral. Acuden los hijos y su esposa. Al llegar a casa, no entienden la reacción que tiene Hachiko, pues se ausenta una vez más para ir a recibirle a Parker. Él no entiende que su amo ha fallecido, por lo que espera y vuele a esperar. Así lo hace durante 9 años, hasta que de pronto se imagina que está con su dueño, fruto de su tristeza y desesperación.   

         Finalmente Hachi también muere y los dos se reúnen en el cielo. 

         Hachiko, siempre a tu lado. Una bonita película a la vez que triste. A mí se me cayeron las lágrimas de lo triste que era. 

         Saludos y hasta otra.

3 comentarios:

  1. YO LA VI,Y LLORE MUCHO .UN SALUDO

    ResponderEliminar
  2. Sí que es triste, pero nos hace creer en la fidelidad, ésa es la parte buena.

    ResponderEliminar

¡Animaos a ponerme comentarios por favor!